Un Gastropediatra en Bogotá Explica de Qué se Tratan los Cólicos

Noviembre 01, 2017

108
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Los padres primerizos comúnmente sienten temor cuando traen su bebé al mundo. Las mamás se enfrentan a un sinfín de situaciones que no saben cómo controlar, incluyendo la aparición de síntomas que revelan un mal estado de salud en el recién nacido. En los primeros 3 meses de vida de un bebé, las molestias más comunes son los cólicos. Normalmente, provocan llanto continuo y fastidio, al punto de que los padres no saben cómo calmar al pequeño.

Ante esta situación, que provoca desesperación en papá y mamá, es muy importante que los primerizos acudan con su niño a una consulta con un gastropediatra en Bogotá para que el especialista lo examine y, según los síntomas del bebé, pueda diagnosticar lo que padece e indicar el tratamiento adecuado para su pronta mejoría.

Resulta importante resaltar que la consulta con el experto en gastroenterología no debe ser solo cuando el niño manifieste algún malestar. También es recomendable que los padres cumplan con el control neonatal y luego con las consultas periódicas para descartar cualquier enfermedad a nivel de estómago e intestinos.

Ahora bien, el tema central de esta publicación es comprender qué son los cólicos y cuáles son los síntomas más comunes que aquejan a los pequeños. Con esta descripción, será sencillo identificar la posible presencia de cólicos en su recién nacido.

¿Qué son los cólicos?

El cólico infantil es una patología muy frecuente que afecta a los niños a partir de las tres semanas de vida y que les causa dolor en el abdomen o el vientre. Los síntomas suelen acentuarse hacia la sexta semana y, si son controlados por un especialista, pueden desaparecer después de los tres meses.

Aunque el llanto es la primera forma de comunicación de los bebés para indicarles a los padres que tienen hambre o sueño, también puede ser un aviso de que están sufriendo dolor abdominal o cólicos. Si el niño llora incansablemente o está muy irritable, sube las piernas hacia el vientre de forma prolongada mientras llora y no se calma con el pecho o su tetero, estas son señales de que tiene cólicos. En algunos casos, también pueden presentar fiebre, inapetencia, estreñimiento, diarrea o vómito.

¿Por qué aparecen los cólicos?

Cada niño es distinto y su sistema gastrointestinal reacciona de una forma u otra, según la ingesta de leche, su digestión y los gases producidos mientras se alimenta. Existen muchas causas que provocan los cólicos, las más comunes son:

Alergia a la proteína de la leche. No todos los niños asimilan la leche maternizada y en estos casos lo mejor es que acuda al especialista para que cambie la fórmula de la leche por una hipoalergénica, sin lactosa o de soja. Si esa es la razón de los cólicos, el niño mejorará.

Alergia a la leche materna. Aunque la mejor recomendación médica para las madres siempre será la lactancia materna exclusiva, los niños pueden presentar alergia a su leche, y no por la leche como tal, sino por los alimentos que consume la madre. Cuando la dieta no es saludable y libre de cafeína, té, bebidas de cola, chocolate, entre otros, los recién nacidos pueden ser alérgicos y sufrir cólicos. Cuando la dieta de la mamá es la indicada por el especialista, el bebé digiere la leche sin inconvenientes y está protegido de los malestares estomacales y de muchas enfermedades a nivel inmunológico.

¿Cómo calmar a un niño pequeño que sufre de cólicos?

Es esencial que empiece a conocer con las semanas las gestualidades de su niño y cómo reacciona ante cada situación del día o la noche: alimentación, comida, descanso, baño, evacuaciones, etc. Reconozca los primeros signos de angustia del bebé, por ejemplo, si frunce el ceño, mueve los ojos o la cabeza inquietamente, si se enrojece su rostro, respira de un modo anormal, sacude los brazos o las piernas, arquea la espalda o se queja y empieza a llorar. Estas señales pueden ser atendidas adecuadamente para lograr que el recién nacido se calme:
  • Envuelva al niño en una manta; se sentirá seguro y abrigado.
  • Diríjase a su habitación, apague la luz y manténgase en silencio.
  • Evite mecerlo bruscamente, al contrario, hágalo suavemente para promover la tranquilidad del niño.
  • Si el bebé usa chupón, déselo y, si se chupa un dedo, ayúdelo a conseguirlo para que encuentre consuelo.
  • Tararee o háblele en tono bajo.
  • Si es lactante, dele pecho; si toma tetero, intente alimentarlo para lograr que se calme.
Los cólicos pueden presentarse en cualquier momento del día. Lo ideal es que los padres sean pacientes y entiendan que el llanto es una forma de desahogo y comunicación del bebé. Él se calmará y podrá dormir cuando se sienta aliviado.

Los dolores de cólicos son diferentes en cada niño y la mejor manera de controlar las molestias es acudiendo a una consulta con el especialista en gastroenterología pediátrica para que le indique el tratamiento para su hijo, según los síntomas que presente. En la consulta, el especialista escuchará su historia, examinará al pequeño, determinará lo que padece y las molestias causantes del llanto. Si sigue el tratamiento al pie de la letra, seguramente el bebé mejorará.

Si usted vive en Colombia y necesita que su pequeño reciba atención médica con un gastropediatra en Bogotá, el Dr. Álvaro Mariño es un especialista con gran experiencia y una excelente formación que le ayudará a mejorar la salud de su bebé. Comuníquese con su equipo médico a través del +57 1 2960597 o deje un mensaje en el formulario de contacto ubicado en esta página. Para conocer las novedades de la gastroenterología pediátrica, puede suscribirse al boletín informativo. ¡Tendrá una respuesta en breve!
El enlace ha sido copiado al portapapeles.
108
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.