Pandemias y Consultorios Vacíos: Dramática Realidad de los Médicos en Colombia

Abril 22, 2020

51
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Hace poco más de 4 semanas la actividad en los consultorios de la Unidad Nueva Clínica del Country de Bogotá era febril, (como en casi todo el resto de los consultorios del país). Decenas de pacientes entraban a las salas de espera cada uno con una preocupación y unas inquietudes, las cuales se resolvían de manera satisfactoria para ese momento. Los consultorios de pediatría estaban llenos de niños y sus padres que con cierto afán o cierta paciencia esperaban su turno de atención con los diferentes especialistas. Nadie se imaginaba que dos semanas después el edificio vacío podía ser el escenario de una película de suspenso o más aun de terror. Solo los vigilantes y algún paciente extraviado eran los protagonistas del día.

Desde el 9 de marzo que se emitieron las primeras ordenes de confinamiento para evitar la propagación del coronavirus, el número de pacientes disminuyo más del 90%. Siguiendo las recomendaciones de la APA se suspendieron los controles de niño sanos menores de 18 meses. Acosados por la caída de pacientes, algunos médicos nos apresuramos a empaparnos en los temas de telemedicina para no desconectarnos de nuestros pacientes y evitar simultáneamente una caída dramática en los ingresos del consultorio que constituyen parte fundamental en el mantenimiento de nuestro sistema de vida. Creo no equivocarme al reconocer que, como yo, miles de médicos de atención primaria han sentido una drástica reducción en los ingresos, padres aterrorizados con exceso de información muchas veces irreal, y escasez de insumos para los médicos y la población en tapabocas, guantes, alcohol y otros elementos más especializados.

Muchos de mis colegas, incluyéndome a mí, tenemos más de 50 años, y por lo tanto nos localizamos en la población de mayor riesgo de enfermedad grave y mortalidad. Peor aún, muchos de estos niños pueden trasmitirnos la enfermedad ya que en su gran mayoría son asintomáticos, y la verdad sea dicha: en mi casa cuando salgo a trabajar, no esperan que regrese un héroe sino simplemente conque regrese un padre estará perfecto.

Todo esto nos obliga a todos hacer cambios fundamentales en el estilo de vida y de trabajo, y en la medida de que esto se logre con éxito nuestra profesión y nuestros consultorios podrán atravesar esta grave crisis y sus consecuencias. Los consultorios son una válvula para descongestionar los servicios hospitalarios, en tiempos de normalidad y de pandemia, ya que en la actualidad solo se trabaja en prepararlos para atender una mayor demanda de pacientes enfermos graves que deben manejarse bajo protocolos médicos y de aislamiento muy especializados para proteger el resto de la población.

Idear estrategias para atender pacientes, aplicar vacunas, escoger solo los pacientes prioritarios puede funcionar por uno o dos meses, pero más allá vamos a necesitar de mucha diligencia y creatividad porque con facilidad nuestros pacientes más queridos van a acabar mal y nosotros también. Tenemos que reconocer que con la ley 100 el paciente particular es un bajo porcentaje de la totalidad y que las demás formas de contratación (prepagadas y EPS), no van a dar un rendimiento para mantener un consultorio, pagar empleados, impuestos, insumos, servicios entre otros múltiples gastos, y tarde o temprano vamos tener que vernos avocados a la quiebra económica.

Los consultorios pediátricos no contamos con los insumos, para el médico y el personal (secretarias, enfermeras, etc.), ya que las ARL no los reconocen como gastos obligatorios para ellos, ni tampoco las EPS. Todo tiene que salir de nuestro presupuesto. Si no existen mascaras N95, batas, guantes para los médicos de urgencias y UCI, mucho menos para consultorios y, los pediatras estamos al final de la lista entre las especialidades médicas, pese a las características desventajosas arriba mencionadas.

Muchos padres han dejado de asistir a la consulta médica y a la vacunación por miedo a contagiarse y a contagiar a los cuidadores de los bebes que en un amplio margen de casos son los adultos mayores, tíos o abuelos, y, no es de extrañar que en un futuro cercano nos veamos avocados a otra epidemia como la tosferina, como ya se ha evidenciado en amplias publicaciones científicas internacionales: cuando se deja de vacunar (cualquiera que sea el motivo), las epidemias regresan.

Para los entes gubernamentales la prioridad es la detección, aislamiento y manejo de los casos sospechosos y positivos. En el caso de los médicos con consultorio nuestra realidad pasa a un segundo o tercer plano de prioridades. Podemos decir que estamos solos a pesar de la importancia que tenemos en el sistema de salud. Las EPS y la prepagadas han demostrado poco interés en nuestro bienestar a pesar que derivan grandes beneficios económicos de nuestra consulta, muchas veces mal remuneradas.

Los médicos que trabajamos independientes en consultorios privados y que derivamos el sustento de nuestras familias, debemos tomar conciencia de la importancia crítica del momento, debemos analizar individual y colectivamente nuestra realidad en estos días que se nos da la oportunidad de parar, reflexionar y decidir nuestro futuro que se ve amenazado, porque también es el futuro de nuestras familias. Los invito a hacer sentir la voz de nuestras preocupaciones y necesidades ante las diferentes asociaciones medicas científicas y gremiales a las cuales hemos pertenecido durante décadas, para que esta crisis se trasmute en crecimiento personal, científico y social y reivindiquemos la imagen del médico muchas veces vilipendiada e ignorada. Para evitar convertirnos en las victimas adicionales de los escenarios vacíos de la película de terror que se protagonizara en muchos centros médicos del país si no actuamos con oportunidad y diligencia.
El enlace ha sido copiado al portapapeles.
51
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Álvaro Eduardo Mariño Forero - Doctoralia.co