Mitos sobre la Lactancia Materna

Junio 26, 2018

Se ha demostrado que la lactancia materna es la mejor alimentación del bebe durante los 6 primeros meses en forma exclusiva y con otros alimentos a partir de los 6 meses y hasta los 2 primeros años de vida.

Existen creencias populares mentirosas que de tanto repetirlas se ha vuelto verdades en muchas comunidades y que son un obstáculo para que los niños puedan beneficiarse de la lactancia materna sobre todo en el periodo crítico de las primeras semanas de vida. Es muy importante que los padres los conozcan durante el periodo prenatal y durante la consulta de control ginecológico. Estos son:
  • Mito 1: Si tienes los senos pequeños no producirás suficiente leche.
    Realidad: es prácticamente imposible que una madre no tenga la capacidad de producir leche. El bebé, al igual que cualquier cría mamífera, controla la cantidad de leche que debe producir su madre. Hay que respetar la demanda del bebé, es decir, dejarlo que tome todas las veces que el bebé lo necesite, asegurando una correcta posición al pecho. Se debe iniciar el estímulo de la lactancia en un recién nacido sano durante la primera hora de vida. Nunca se debe ofrecer formula. Se llama el biberón asesino en muchos países por ser la puerta a innumerables problemas de salud en la infancia y la vida adulta.

  • Mito 2: Algunas mujeres producen leche de mala calidad.
    Realidad: Solo aquellas mujeres en estados de desnutrición muy severa alteran la calidad de la leche, y aunque vivan en pobreza y precariedad y coman mal, la leche siempre será nutritiva para el bebe y garantizara un crecimiento adecuado. Las madres deben saber que la leche de principio de tetada es más aguada porque contiene más agua lo que sirve para calmar la sed del bebe, la leche de fin de tetada es más espesa debido a su contenido elevado de grasas que se utilizaran para el crecimiento. Solo los ácidos grasos esenciales tipo omega 3 deben ser consumidos por la madre a diario porque el organismo no los produce y se encuentran en el salmón, atún, aguacate, los frutos secos, el aceite de oliva o el hígado de bacalao.

  • Mito 3: La madre debe comer por 2 y evitar alimentos dañinos.
    Realidad: Durante la lactancia la madre debe tomar una dieta equilibrada, o sea, con proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, que son los cárnicos, cereales, lácteos, almidones y tubérculos, verduras, ensaladas y frutas, frutos secos y agua para las necesidades de una persona, ya que durante la gestación se han acumulado reservas que se utilizaran en los meses siguientes al parto dejando el peso de la madre cercano al anterior a la gestación. Comer por 2 significa engordar que es inconveniente para la futura salud de la madre y las próximas crías, si fuere el caso. También se piensa que si la madre está deprimida o enojada esto alterara la calidad de la leche y no es verdad, el stress solo podrá disminuir la producción de manera transitoria.


  • Mito 4: La madre embarazada debe suspender la lactancia.
    Realidad: Si la madre se embaraza podrá seguir lactando sin que se altere la calidad de la leche. Este hecho impactara negativamente la nutrición y salud ósea materna, si se descuida en la dieta la reposición de calcio, vitaminas, ácido fólico, hierro y otros.

    Con la producción de hormonas se cambia el sabor de la leche y esto hace que el bebe la rechace progresivamente. Y esto para también cuando se incluyen en la dieta de la madre ciertas verduras y condimentos. Debe rechazarse la idea que las relaciones sexuales alteran de manera negativa la lactancia o la leche.

  • Mito 5: El bebe debe lactar durante 15 o 20 minutos de cada seno.
    Realidad: No es verdad que el 90% de la leche sale en los primeros diez minutos, si el bebe toma 20 minutos de un solo seno y está comiendo, quedara lleno y no necesitara del otro seno por esta toma. Existen bebes que retozan con el seno pero no comen y otros que se duermen poco después de iniciar la lactancia, la madre bebe asegurar un aporte constante durante el periodo de alimentación y para esto puede ayudar intentando ordeñarse o exprimir la glándula mamaria.

    Durante los 3 primeros días la madre puede sentir que lo que come el bebe no es suficiente, pero, aunque succione débil si lo hace constante el pecho produce cantidades suficientes de leche, eso sí, debe tener una ubicación adecuada al momento de comer. Eso mismo pasa con el calostro, que al ser rico en grasas y proteínas tiene un color amarillo, que algunas personas califican como sucio, nada más lejano a la verdad: contiene defensas (inmunoglobulinas).

  • Mito 6: La madre debe lavar los pezones cada vez que alimente al bebe.
    Realidad: Lavar obsesivamente la piel de los pezones elimina las grasas que protegen la piel y la exponen a infecciones entre ellas al estafilococo aureus, la leche materna contiene elementos antibacterianos, antivirales y antifúngicos que protegen el intestino del bebe.

    Esto desvirtúa la creencia de que la madre se esclaviza cuando da el pecho ya que no tiene que andar con la parafernalia de tarros, biberones, baberos, cucharas, agua, termos, toallas, etc. Sino que simplemente ofrece algo natural en espacios naturales con una filosofía y estética natural que hace ver la lactancia como acto supremo de amor sin tener que sentir vergüenza (y menos tener que ir a esconderse en sanitarios), actos que desde la infancia se debe incorporar a una educación lejos de prejuicios mojigatos que intentan ridiculizar o avergonzar este acto de amor. Porque MAMAR es la combinación de las dos palabras más bellas del español: MAMA y AMAR.

  • Mito 7: Las infecciones contraindican la lactancia materna.
    Realidad: Solo algunos casos en los que se compruebe enfermedades tales como: SIDA/VIH, Hepatitis viral B, C o A, citomegalovirus, herpes virus, tuberculosis activa, drogadicción activa o quimioterapia para cáncer o cortica terapia. Otras enfermedades como las gripas, gastroenteritis, neumonías infecciones de la piel o abscesos del seno NO contraindican su administración. Tampoco debe suspenderse la lactancia materna si el bebe padece de diarrea aguda, gastroenteritis, dificultad respiratoria o insuficiencia como cuando está en cuidados intensivos con respiración asistida por ventiladores, en cuyo caso la madre se extrae la leche y esta se pasa por sonda hasta el estómago o el duodeno.

Si usted vive en Colombia y necesita que su pequeño reciba atención médica con un gastropediatra en Bogotá, el Dr. Álvaro Mariño es un especialista con gran experiencia y una excelente formación que le ayudará a mejorar la salud de su bebé. Comuníquese con su equipo médico a través del +57 1 2960597 o deje un mensaje en el formulario de contacto ubicado en esta página. Para conocer las novedades de la gastroenterología pediátrica, puede suscribirse al boletín informativo. ¡Tendrá una respuesta en breve!