Recomendaciones Sobre los Cuidados del Recién Nacido

Enero 14, 2019

Los bebés no vienen al mundo con un manual de cuidados incluidos, las madres en muchas ocasiones deben enfrentar esta experiencia confiando en su instinto maternal y resolver sobre la marcha ciertas situaciones que se van presentando. Son momentos de verdadero estrés y angustia aún más cuando no se tiene la práctica en estos quehaceres, o no se cuenta con la guía de una persona cercana.

Una vez que el nuevo miembro llega a casa se inicia una etapa llena de incógnitas en la vida familiar en la que para conocer, explorar, aprender, enseñar y experimentar los más intensos sentimientos al brindar los cuidados a un recién nacido estos generan dudas e interrogante. En este sentido, suministraremos información con el propósito de brindar una guía que permita ofrecer seguridad y confianza a los padres al momento de enfrentar algunos episodios específicos.

El Tierno Sueño del Bebé

Durante los primeros tres meses, son muy amplias las variaciones en el sueño de un bebé, en este periodo duermen en promedio de 18 a 20 horas diarias, algunos pueden necesitar menos tiempo, así como puede suceder, que duermen durante el día y permanecen despiertos por la noche. ¡No pierda la calma! Este es un proceso normal que se regula aproximadamente a partir del cuarto mes.

La mayoría de los bebés prefieren dormir boca abajo, a pesar de que esta posición es indicada por los pediatras en los casos de niños que sufren de reflujo esofágico, en la actualidad no es recomendable por estar relacionada con el aumento estadístico de muerte súbita durante el primer año de vida.

Otro aspecto a tomar en consideración al momento de amamantar al niño en horas de la noche, es cuando va a trasladar el niño a su cama, procure hacerlo sentada para evitar que se quede dormida con el niño y de manera accidental caer sobre él. Pero por lo general el bebé debe permanecer en su cuna y esta debe cumplir las siguientes características:
  • Colchón que encaje firmemente en la cuna, debe ser plano, firme y con un forro impermeable.
  • Un protector acolchado.
  • Cubra el colchón con una sábana impermeable forrada en tela de franela
  • Una cobija.
  • Evite el uso de almohada.
  • Barandas con una altura de 65 centímetros.
  • Barrotes con espacio no mayor de 6.5 centímetros.
  • Las ruedas deben tener dispositivo de seguridad.
  • La cuna debe ubicarse lejos de la ventana.

Lo Placentero del Baño

Esta representa una vivencia agradable, sencilla y rutinaria del cuidado del bebé. Cuando el bebé no se le haya desprendido el cordón umbilical, realice baños con una esponja, una vez cicatrizado el ombligo utilizar una bañera o recipiente, verter cinco centímetros de agua tibia aproximadamente, colocar un pañal o toalla en el fondo para sentar el bebé y evitar que resbale.

  • Asegúrese de colocar todo a la mano antes de iniciar el baño.
  • Compruebe la temperatura del agua introduciendo su codo.
  • Meta lentamente al bebé en el agua
  • Utilizar jabón especial para bebé, no usar jabón de tocador, ni desinfectante.
  • Apoye sobre su antebrazo la cabeza y espalda del bebé y con la mano libre báñelo.
  • Nunca deje al bebé solo en la bañera.
  • El cabello puede lavarse con frecuencia, utilice champú para bebé, no se preocupe por la porción blanda de la cabeza (fontanela).
  • Lave la cara solo con agua.
  • Asegúrese de enjuagar bien los pliegues para que no queden residuos de jabón.
  • En los casos de las niñas lave los genitales con un algodón y en los niños lave el pene para eliminar cualquier sustancia, trate de no retraer el prepucio de manera forzada.
  • Enjuague bien al bebé, séquelo con una toalla dando toques suaves.
  • En realidad, los bebés no necesitan que se les aplique talco. Esta práctica se encuentra en desuso.

El Afectivo Masaje Infantil

Está comprobado que el masaje beneficia y favorece el desarrollo y crecimiento del bebé, es una manera muy especial que proporciona momentos de contacto amoroso y placer. En los primeros meses de vida del niño se observa como poco a poco abandona la posición fetal a través de estiramientos y la coordinación de sus movimientos, por lo que el masaje es especialmente recomendado en estos primeros meses porque ayuda a desarrollar habilidades físicas, preparar su cuerpo para la actividad y para mejorar su motricidad.

Cómo prepararse para el masaje:
  • Acondicionar un ambiente de relajación con música suave.
  • La habitación debe estar cálida.
  • Prepare una superficie suave y cómoda para acostar al bebé.
  • Preferiblemente realizar el masaje después del baño, aplique un poco de aceite o crema lubricante con el fin de reducir la fricción y suavizar la piel del bebé.
  • Frote sus manos antes de iniciar el masaje.
  • Mantenga el envase del aceite abierto para untar los dedos de una mano, mientras la otra permanece en contacto con su bebé y de este modo sea más fácil la manipulación.
  • Comience con un tacto suave, aumentando gradualmente la presión.
  • Para ayudar a su bebé que se relaje, enfoque su atención sobre cada área del cuerpo: en el brazo…brazo tenso…brazo recto, tómalo, agítalo suavemente y diga: "relájate" sonriéndole. Esto se puede repetir con cada una de las partes del cuerpo.

Beneficios del Masaje:

  • Ayuda al bebé a liberar tensión y ansiedad.
  • Mejora los patrones de sueño.
  • Calma la irritabilidad del bebé.
  • Estimula el sistema circulatorio y beneficia el ritmo cardíaco, la respiración y ayuda a mejorar la digestión.
  • Contribuye a desarrollar la conciencia del cuerpo y la coordinación del bebé.
  • Fortalece la resistencia a enfermedades.
  • Ayuda al bebé a desarrollar un sentido positivo de sí mismo.
  • Desarrolla sensibilidad al tacto.
  • Fortalece la comunicación y el lazo emocional entre el hijo y los padres que lo realizan.

El Llanto y la Irritabilidad

Este es una de las peores molestias y angustia que experimentan los padres que muy pocas veces pueden controlar y descifrar las causas que lo origina. Los motivos más frecuentes son:
  • Cólico.
  • Hambre.
  • Sobre alimentación e indigestión.
  • Dolor o enfermedad.
  • Necesidad de expulsar gases.
  • Calor o frío excesivo.
  • Aburrimiento.
  • Pañales desordenados o sucios.
  • Deseo de sentirse siempre en los brazos.
  • Sobresalto o causa de ruidos súbito.
  • SDS: Solo Dios Sabe.
No existe ninguna señal que demuestre que es perjudicial que un bebé llore. A veces es beneficioso dejarlo llorar por periodos prolongados. Posteriormente, al cargarlo y tranquilizarlo le brinda la sensación de seguridad que él necesita. Cuando los requerimientos físicos y emocionales del niño son satisfechos, se logra a la larga que sea menos malcriado.

El niño que no recibe la atención oportuna es el que más adelante gemirá, lloriqueará y se tornará miedoso, desconfiado y exigente. Por ello es tan decisivo tocarlo, sobarlo, acariciarlo, abrazarlo, hablarle, cantarle y consentirle. En consecuencia, tómelo en sus brazos siempre que sea posible, pero si está ocupada en algo y tiene que dejarlo llorar un poco, no se atormente con sentimientos de culpabilidad.

Precauciones ante Síntomas de Malestar


Fiebre
Ante algún indicio de que la temperatura corporal de su bebé es alta, debe tener conocimientos en el manejo del termómetro, único instrumento que le dirá con certeza de que el niño tiene fiebre. En la actualidad se utilizan los termómetros digitales para lo que se debe evitar suministrar bebidas fría o caliente minutos antes de colocarlo. Ubicar el termómetro en lugares secos de la piel. Cualquier temperatura mayor de 38° es anormal y significa que es preciso consultar al médico.

Entre tanto se debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • Evite arropar al bebé, use ropa ligera.
  • No caliente demasiado la habitación.
  • Suministre líquidos claros.
  • No dar fricciones de alcohol.
Evacuaciones
Es importante que los padres sepan que las primeras evacuaciones de los bebés ocurren en las 24 horas después de su nacimiento, esta primera deposición se denomina meconio, es de color oscuro y de consistencia viscosa semejante a la brea. A medida que pasan los días van cambiando de color; son más amarillas y líquidas. En ocasiones hay niños que pujan y lloran al evacuar, esto es normal, por lo que no se debe utilizar supositorios. Por el contrario, también hay algunos niños que se ensucian después de cada comida, mientras hay otros que lo pueden hacer cada dos o tres días.
En el caso de los niños prematuros pueden tardar varios días en evacuar sin que esto se interprete como anormal, siempre y cuando no haya distensión abdominal. En este sentido, con frecuencia los recién nacidos lloran, pujan, se enrojecen y flexionan las piernas mientras evacuan.

Diarrea
Esto si representa un problema en un recién nacido, a diferencia de las anteriores evacuaciones, estas las realiza con más frecuencia, son ruidosas, aguadas, verdosas e incluso pueden contener moco o sangre. La diarrea en un recién nacido es muy peligrosa, deben controlarse a tiempo, ya que pueden producir deshidratación, acidosis metabólicas y hasta la muerte.

En este sentido, se observa que su bebé disminuye su actividad, su apetito, presenta vómitos y fiebre, debe recibir urgentemente atención médica.

Dermatitis del Pañal
Es un problema dermatológico muy frecuente en el recién nacido, ya que al nacer la capa externa de la piel no está bien formada, lo que la hace más sensible. Es por esto que la zona que está cubierta por el pañal se mantiene húmeda, cálida y poco airado. Un pañal empapado de orina es suficiente para causar en poco tiempo maceración de la piel, pero lo verdaderamente perjudicial es el amoniaco. Esta sustancia se forma por la descomposición de bacterias de la urea, la cual se elabora en el riñón como producto del desecho de alimentos que contienen proteínas. Mientras más tiempo deje sin cambiar el pañal, mayor será la irritación que se produce en la piel. Las evacuaciones, especialmente las diarreicas contribuyen notablemente a empeorar el problema. La aplicación de una crema protectora cada vez que se cambia el pañal generalmente dará solución. El uso de jabones detergentes en el baño del bebé o en el lavado de los pañales también agrava la situación.

En caso de dermatitis debe actuar así:
  • Cambiar los pañales con frecuencia y suprima el uso del calzón de caucho.
  • Utilice pañales desechables ultratrim.
  • En las etapas iniciales, el uso de cremas espesas ayuda a proteger la piel.
  • Evite utilizar talco, ya que ayuda a formar grumos, y al humedecerse favorece la proliferación de hongos.
Vómito
Durante las horas siguientes al nacimiento, es usual que los bebés expulsen cierta cantidad de un material gelatinoso constituido por líquido amniótico, secreción salival y gástrica a lo que tradicionalmente se denomina flema. Si es de cantidad escasa, de forma intermitente y acompañada de cierto grado de sofocación, todo lo que hay que hacer es colocar al bebé unas horas con la cabeza más baja que el tronco para facilitar su expulsión. En el momento que esto suceda, se le puede ayudar tomándolo del tronco entre las dos manos y con la cabeza y la cara hacia abajo, sacudirlo suavemente y limpiar las fosas nasales y la boca.

Siempre que haya una cantidad abundante, continua, con distensión abdominal, dificultad para respirar o presencia de sangre debe consultarse con el médico. Si el vómito se presenta después de las 24 horas de vida se debe precisar si no se acompaña de esfuerzo en cuyo caso es regurgitación o si hay esfuerzo o vómito en proyectil. En el primer caso se debe levantar el bebé en un ángulo de 30°, tranquilizar y no dar medicamentos antieméticos. En el segundo se debe consultar al médico.

Ten en consideración lo siguiente:
  • Todos los lactantes vomitan ocasionalmente, otros regurgitan varias veces al día. La deglución rápida del alimento, la retención de gases, las sacudidas violentas, exagerar en sacar los gases y los errores en la técnica de alimentación puede causar vómitos al bebé.
  • La regurgitación representa un problema mayor a los padres que al bebé, a veces el alimento escurre por la comisura de la boca del bebé, quien parece no enterarse. Los motivos de este fenómeno inofensivo, pero molesto se debe a inmadurez de mecanismos gastroesofágicos para evitar que parte de los alimentos se devuelvan a la boca. Esto generalmente es transitorio y ceden a medida que el niño madura. Se debe alimentar al niño sentado y mantenerlo en posición vertical de 15 a 30 minutos después de cada comida, se recomienda acostarlo luego sobre el costado derecho. Signos de alarma: vomito persistente con llanto e irritabilidad, contenido biliar de color verde, o elementos anormales como sangre, distensión abdominal, letargia o rechazo de la vía oral.
Evite Accidentes
Es indiscutible que un bebé necesita completa protección, los accidentes tienden a ocurrir con más frecuencia cuando el niño está creciendo y tiene la habilidad para voltearse y apoyarse por lo que se recomienda seguir los siguientes consejos:
  • Evite dejar el bebé solo mientras usted se cambia de ropa o se baña.
  • Procure que los juguetes sean grandes, duros, de madera o plástico, de manera que no exista riesgo de que los trague.
  • No tenga alfileres, botones, ganchos, talegos plásticos, cordones, cadenas, almohadas al alcance del niño.
  • Al viajar en auto debe hacerlo en la parte de atrás, en sillas de bebés con correas de seguridad confiables. Tenga cuidado con las frenadas.
  • Nunca deje solo al niño dentro de un auto.
  • Tenga cuidado con las piscinas.
  • Utilice almohadas solo después de los dos años.
  • No juegue a lanzar el bebé al aire para recibirlo en sus brazos, puede causar daños cerebrales irreparables por hemorragias.