¿Cuál es la Importancia de Escoger a los Mejores Pediatras en Bogotá? Descúbrala

Septiembre 01, 2017

Así como los adultos tienen un especialista para cada área de su cuerpo, los niños y adolescentes también cuentan con especialistas que, además de ser pediatras, se encargan de estudiar y tratar órganos en específico. Los mejores pediatras en Bogotá siempre deben ser una prioridad para la salud de los niños, puesto que desde recién nacidos presentan malestares: desde cólicos u otros problemas estomacales hasta alergias, producto de la ingesta de fórmulas infantiles o leche maternizada.

La especialidad

La gastroenterología es una especialidad de la medicina que se enfoca en tratar aquellos malestares que incluyen el estómago, los intestinos y el ano. Cuando los bebés nacen, es muy importante que sigan un control periódico con un gastroenterólogo pediátrico; este determinará si todo el sistema digestivo del niño se encuentra funcionando correctamente. La gastroenterología pediátrica es, entonces, una subespecialidad de la pediatría enfocada en los cuidados del aparato digestivo, la cual abarca desde 0 hasta los 18 años. Esta rama de la medicina ayuda a estudiar, diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades que comprometan los órganos del sistema digestivo, incluso órganos o glándulas anexas como el hígado, las vías biliares y el páncreas.

Casos congénitos de la gastroenterología pediátrica
La gastroenterología pediátrica también atiende los procesos de maduración, crecimiento y desarrollo de los niños que llegaron al mundo antes de tiempo, ya que necesitan mayor observación para comprobar que sus órganos están completamente formados y listos para cumplir su función en el cuerpo. En el peor de los casos, los especialistas del sistema digestivo ayudan a controlar las enfermedades congénitas de tipo metabólico o malformaciones congénitas del tracto intestinal causadas por la interrupción que sufrieron los bebés en el proceso de gestación en el vientre de su madre.

Malestares que atiende la gastroenterología pediátrica

Los síntomas más comunes que presentan los niños, desde sus primeros meses de vida, son estreñimiento, reflujo, cólicos, alergias e intolerancia a la lactosa. Otros de los malestares que también tratan los gastroenterólogos pediátricos son:
  • Sangrado proveniente del tracto gastrointestinal.

  • Intolerancia a algunos alimentos.

  • Inflamación en los intestinos.

  • Dolor abdominal agudo o crónico.

  • Diarrea crónica o severa.

  • Trastornos de alimentación que afecten la nutrición que el niño necesita.

  • Síndrome de intestino corto.

  • Síndrome de intestino perezoso.

  • Insuficiencia pancreática, fibrosis quística y pancreatitis.

  • Problemas nutricionales: desnutrición, obesidad o fallo en el crecimiento normal del niño.
Estudios implementados

Cuando los padres o responsables de un niño se dan cuenta que algo anda mal con el sistema digestivo de su hijo, lo ideal es que busquen entre los mejores gastroenterólogos pediátricos en Bogotá para que el especialista examine al pequeño, dé un diagnóstico y proponga un tratamiento adecuado a la condición que presenta el paciente. Cuando las indicaciones se siguen al pie de la letra, lo más probable es que haya mejoría. De lo contrario, el especialista dará el siguiente paso y analizará el caso para tomar las acciones correspondientes con estudios que le mostrarán, detalladamente, el problema que sigue causando el malestar en el niño. Los exámenes o evaluaciones que diagnostican una enfermedad en el sistema digestivo son la endoscopia, la gastroscopia y la colonoscopia.

La endoscopia es un estudio que examina la cavidad interna del aparato digestivo mediante una cámara. La introducción del aparato puede ser mediante una incisión pequeña o por un orificio natural del organismo, es decir, la boca o el ano. Cuando la endoscopia es por la boca, se reconoce como endoscopia digestiva alta o gastroscopia; con el recorrido que hace el médico, mediante la sonda flexible, puede revisar el esófago, el estómago y el duodeno. Si la endoscopia es por el ano (endoscopia baja o colonoscopia), entonces los órganos que se revisan son el ciego, el recto, y el colon.

La endoscopia, gastroscopia o colonoscopia son estudios que sirven para descubrir si el paciente sufre de una enfermedad congénita que no ha podido ser aliviada con tratamientos previos. En los adultos, suele ser un procedimiento más llevadero porque las personas están conscientes de la operación que deben hacerse y, en la mayoría de los casos, enfrentan la situación tranquilamente. Con los niños es un poco traumático, debido al susto o miedo que suelen experimentar los pequeños al no saber lo que pasará. En el caso de los bebés, el sufrimiento es para los padres porque, comúnmente, los recién nacidos no están conscientes de lo que sucede. Cualquiera que sea la situación, el estudio siempre mostrará qué es lo que molesta al paciente y entonces el gastroenterólogo podrá recetar un tratamiento más fuerte para aliviar al niño o controlar la enfermedad.

Prioridad para la salud de los niños

En muchas ocasiones, los infantes no saben cómo expresar lo que sienten, incluso no entienden las preguntas que sus padres les hacen para descartar malestares o no colaboran en la consulta, mientras el especialista hace el examen médico o valoración. Los gastroenterólogos pediátricos están preparados para saber cómo hablarles a los niños, a fin de que ellos se sientan relajados y contesten preguntas sencillas para facilitar la valoración. En el caso de los niños menores de 3 años, los gastroenterólogos emplean técnicas particulares de palpación en las zonas del abdomen que puedan reflejar el malestar. También es muy importante el planteamiento de los padres sobre el comportamiento que ha tenido el paciente. Con toda la información recibida por el pediatra, este podrá determinar cuál es el tratamiento adecuado para aliviar al niño.

Si usted necesita que su pequeño reciba atención médica por parte de un gastroenterólogo pediátrico, puede llamar al Dr. Álvaro Mariño, un especialista con gran experiencia y una excelente formación. Comuníquese con él a través del +57 1 2960597 o deje un mensaje en el formulario de contacto ubicado en esta página. ¡Tendrá una respuesta en breve!